TELÉFONO DE AYUDA
CONTRA EL RUIDO
(+34) 96 666 03 88
(+34) 661 782 494

Atención de 9h a 14h y 17h a 19h

¿TE AYUDAMOS Y HABLAMOS DEL RUIDO?

CONTACTAR
  • INICIO
  • Blog
  • EL PLEITO POR RUIDO. VALORACIÓN Y MEDIDAS CAUTELARES.

EL PLEITO POR RUIDO. VALORACIÓN Y MEDIDAS CAUTELARES.

        Como siempre pasa, las Sentencias dictan. Conociendo la preocupación o respeto que el afectado tiene a la hora de decidir entablar acciones judiciales frente a las agresiones por ruido, vamos a entrar parcialmente en la base de los pros y los contras que encontramos en ese momento, la decisión de pleitear por ruido.

 

            Una frase que siempre digo es “No quiero añadir a tu ruido un pleito sin sentido”. La razón de la misma viene dada por la voluntad inicial de intentar la solución en base al rigor de los argumentos y de los hechos. Estos hechos se encuentran muy marcados ya en los expedientes, las mediciones, los documentos y requerimientos… que el afectado ha instado y presentado ante los distintos agentes que intervienen en el problema generado.

 

            Ese rigor tiene que dirigir el problema al camino de la solución. Como yo diría, "prefiero un proceso solucionador que un expediente sancionador". Pero estas palabras que en principio pudieran ser utilizadas, en el mismo orden y sentido, por casi todos los actores principales del asunto ruidoso, no son tenidas en cuenta a la hora de actuar en muchos casos. Es en este momento cuando aparece la imposibilidad de solución efectiva al problema. Ello se puede deber a muchos factores o motivos. Mi experiencia demuestra que la mezcla de falta de concienciación, ausencia de criterio acertado a la hora de valorar las necesidades y prioridades, y el desconocimiento o torpeza en la toma de decisiones es el coctel más común que imposibilita la solución.

 

            Así, el no entender correctamente al afectado cuando denuncia la molestia o agresión acústica a la que está sometido, lleva a una respuesta timorata y lenta ante las denuncias que se formulan. No hemos llegado a ponernos en el lugar de los demás, en el de los afectados. Igualmente, la falta de experiencia en este ámbito, no tanto en conocimientos jurídicos sino en gestión de los recursos que las distintas normativas nos ofrecen llevan a dilatar y dilatar los procesos que nos pueden llevar a esa solución. Por último, la errónea valoración de los intereses que están en juego, los distintos derechos que se ven enfrentados, igualmente nos llevan a errar en la gestión del problema planteado, el ruido.

 

            Pero cuando la torpeza a la que he hecho referencia nos lleva a la lógica falta de solución, es cuando aparece, desde el punto de vista del afectado, la gran pregunta. La cuestión que se suscita no es relativa al camino a seguir, pues el amparo judicial es el único que ante él se muestra, sino la pertinencia o utilidad del mismo. Es por ello, y volviendo a la frase indicada al inicio de este artículo, hay que calificar el pleito o procedimiento judicial en “sin sentido” o  por el contrario “con todo el sentido del mundo”.

            

            Para darle sentido a un procedimiento judicial, dejando fuera los parámetros económicos no menos importantes, el afectado primero quiere ver que es un pleito oportuno. Darle este adjetivo nos llevará a tener que haber desechado o agotado todas las vías administrativas y privadas de solución, o al menos las necesarias para el caso. No podemos enrolarnos entre togas y suplicos, ni ponernos a intentar mover la balanza de la justicia, si hay procedimientos o expedientes, debidamente documentados, que no han cerrado o zanjado la cuestión en un sentido o en otro en el ámbito administrativo o particular. Un ejemplo de lo que estoy diciendo nos los encontraríamos cuando un Ayuntamiento ha dictado resoluciones tendentes a actuaciones de medición, autorización para realizarlas a distintos vecinos, mediaciones a celebrar, … Estas puertas abiertas hay que utilizarlas o darlas por cerradas antes de proceder a accionar judicialmente, basándonos en el rigor que supone el conocimiento especializado en la materia.

 

            En un segundo lugar el pleito se tiene que ver por parte del afectado como un pleito necesario. En este punto estaremos cuando se haya agotado las vías legales de recurso y requerimiento que habiliten, en muchos casos formalmente, el planteamiento del mismo ante los Jueces y Tribunales. Pero esta necesidad tiene otra faceta no menos importante. El afectado muchas veces viene de años de sufrimiento por ruido y padecimiento por inacción de los agentes que tienen competencia en la materia. Es por ello que la salud de los mismos se encuentra mermada y atacada de tal manera que hace necesaria la actuación tendente al amparo judicial. El pleito por ruido es un pleito necesario.

 

            En tercer lugar, el afectado tiene que ver que el pleito no solo tiene posibilidades finales, sino que tiene efectos reales y eficaces en cuanto a evitar la continuidad de la molestia desde la formulación de la demanda, querella o denuncia. La valoración en este punto es fundamental. Entablar acciones judiciales que, con visos de ser estimadas, se dilatan en el tiempo nos tiene que hacer muy cautelosos en el planteamiento o presentación de las mismas. Siempre se dijo que la Justicia lenta la hace menos justicia, pero un pleito lento frente al ruido lo hace lesivo.

 

            En este último punto tienen mucha importancia las medidas cautelares que puedan entrar en juego. No tanto las medidas sino la estimación o no de las mismas por el Órgano Judicial. La vida del afectado, el sufrimiento que padece, puede verse afectado o no desde el inicio por el procedimiento presentado. Una acción que lleva a la suspensión, en adopción de medidas cautelares, de la actividad ruidosa nos llevaría a un pleito donde la protección de la salud y la vida privada del afectado están salvaguardadas. Por el contrario, si la situación no cambia o se no se ve modificada por la presentación del procedimiento, solo al final del mismo podremos valorar la pertinencia y el efecto que hemos conseguido con el mismo.

 

 

        Muchos han sido quienes han sucumbido, cedido o claudicado ante el ruido. Pero quiero ser optimista y pensar que el pleito bueno es el que se evita con una correcta actuación previa. La contienda judicial que se entable debiera calificarse, por cumplir con lo anteriormente dicho, como el procedimiento del error en la gestión de ruido.

 

        Desde aquí y en último lugar quiero instar a las Administraciones, a los comerciantes, empresarios, particulares, vecinos, Gobiernos e Instituciones a que, mirando al ruido con los ojos de la conciencia cierta de sus efectos perjudiciales, actúen en pos de moderar el mismo evitando situaciones de agresión que puedan llevar a los afectados a valorar, siempre con buen criterio, el plantearse un procedimiento costoso, largo y muchas veces incierto, y que solo una valoración especializada, como la de Abogado del Ruido, puede llevar a buen fin.

 

 

 

       Antonio García García

Abogado director de Abogado del Ruido 

 

   El presente artículo es de opinión, teniendo efecto informativo y careciendo de virtualidad o certificación jurídica. 

 

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Consulta y pide nuestro asesoramiento.

También puedes llamarnos: (+34) 96 666 03 88

Tags: ruido,, ACUSTICA,, CONTAMINACION,, ABOGADO,, vecinos, contaminaciónacústica,, sentencia,, jurisprudencia,, quejas,

ImprimirCorreo electrónico

"En el nivel de ruido que nos molesta, influye sobre todo el nivel de conciencia que frente al mismo tiene quien lo genera".

2013 © Abogado del Ruido

ABOGADO DEL RUIDO EN RADIO

Entrevista realizada a nuestro Director General, Antonio García, para el programa de radio "Afectos en la Noche", de RNE.

ESCUCHAR ENTREVISTA

ABOGADO DEL RUIDO EN PRENSA

PARTNERS

  • Tirant Online
    Tirant Online
  • ABOGADO DEL RUIDO
    ABOGADO DEL RUIDO
  • Sistemas Ambientales Canarios
    Sistemas Ambientales Canarios
  • AUDIOTEC
    AUDIOTEC
  • EURO CONTROL
    EURO CONTROL

Contacto

  • LOCALIZACIÓN Avda. Reina Victoria, 12 1º
    03201 ELCHE (Alicante)
  • TELÉFONOS Tel: (+34) 966 660 388
    Móvil: (+34) 605 157 758
  • EMAIL antoniogarcia@abogadodelruido.com
  • REDES
    SOCIALES