¿TE AYUDAMOS Y HABLAMOS DEL RUIDO?

Los afectados por el ruido nos cuentan sus experiencias

La desgracia de vivir rodeados de ruidos

J. F.

Sólo las personas que hemos tenido la desgracia de vivir rodeados de ruido podemos llegar a entender el grave sufrimiento que esto supone, llegando a afectar gravemente a nuestra salud, tanto física como mental.

Durante seis años hemos sufrido la actividad de una terraza situada en un patio interior, anexo a nuestra casa, con todo lo que ello supone: Gritos, pantallas gigantes a todo volumen para ver el fútbol, juegos infantiles, etc.

Uno puede no dormir alguna noche de forma excepcional, pero cuando ésto se prolonga a lo largo del tiempo, llega la ansiedad, la depresión, la rabia, la angustia y sobre todo, una sensación de desamparo por parte de las administraciones, que teóricamente deberían proteger nuestro derecho al descanso.

Además, soy padre de una niña de cuatro años, que la mayoría de las noches se despertaba sobresaltada por algún grito de “Gooool” procedente de la terraza. Con el fin de mitigar los efectos del ruido, y ante la imposibilidad de abrir las ventanas, nos vimos obligados realizar una importante inversión económica con la instalación de doble acristalamiento y aparatos de aire acondicionado.

Los propietarios de este tipo de locales, suelen ser además conocedores de todo tipo de estrategias que tienden a retrasar o anular cualquier tipo de actuación, bien de la policía o de la propia administración, con lo que las denuncias y reclamaciones interpuestas se prolongan a lo largo de los años sin ningún efecto.

En nuestro caso además, la actividad ha contado con diferentes propietarios a lo largo de los años, con lo que hemos tenido que iniciar nuevos procedimientos administrativos para cada uno de ellos.

Llegados a ese punto, llegué a plantearme muy seriamente abandonar mi casa, por el bien de mi familia y por el mío propio, pese a que mi dignidad me empujaba a no dejar de luchar por lo que es un derecho, nuestro descanso.

Afortunadamente y ante la escasa eficacia de nuestras denuncias y reclamaciones, decidimos acudir a Antonio García, abogado del ruido. Finalmente y gracias a su profesionalidad, consejos y actuaciones, la actividad ha sido clausurada.

Después de tantos años, podemos nuevamente leer un libro sin distracciones, estudiar en mi casa (algo imposible hasta ahora), pero sobre todo descansar…

Quiero agradecer a Antonio sus esfuerzos en la lucha contra el ruido, por su empatía con los clientes y su saber hacer, pese a que los clientes angustiados muchas veces carecemos de la paciencia necesaria para seguir sus consejos.

También puedes llamarnos
+34 661 782 494
Compartir en RRSS
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

"En el nivel de ruido que nos molesta, influye sobre todo el nivel de conciencia que frente al mismo tiene quien lo genera".

2013 © Abogado del Ruido
Whatsapp icon
¡Hola! ¿Alguna pregunta?