¿TE AYUDAMOS Y HABLAMOS DEL RUIDO?

LA CIUDAD Y LA FIESTA. Breve estudio de la época ruidosa, la pandemia de 2020 y su proyección en 2021.

Hace muchos años que el ruido sale de fiesta. Durante la época ruidosa, la anterior a la pandemia de 2020, la ciudad recibía en sus calles a miles de personas en los días de fiesta y durante los fines de semana. Todas ellas eran agraciadas por la llegada de sus horas de descanso. Las terrazas, bares y establecimientos de ocio eran visitados a millares. Zonas o barrios enteros eran objeto de desgaste de aceras por el numeroso tránsito de gente que, con andar despreocupado y alegre, quería divertirse disfrutando en compañía de amigos o conocidos.

La concurrencia aumentaba hasta niveles plenos. Veíamos calles que parecían ríos de gente. Hemos visto fotografías de aquella época donde las calles estaban ocupadas por mesas y mesas. Terrazas y más terrazas que, como alfombras, cubrían las calles hasta altas horas de la madrugada. Esta visión y el fondo ocioso, divertido y lúdico nos llevaba, como usuarios a pie de calle, a participar de forma agradable, haciendo de esta versión de descanso una parte de nuestro desconectar laboral, estudiantil o de cualquier otro tipo.

El nombre de esta época viene dado por un efecto concreto generado o derivado de esta situación. Los vecinos, teniendo sus hogares en estas zonas, veían ocupados sus barrios y eran sometidos a niveles de ruido excesivos. Grandes ciudades hacían de la confluencia de estos ríos de gente y del gran número de embarcaderos o locales de ocio que se disponían en su entorno el germen de la molestia. La voluntad individual de cada gota de agua de estos ríos nunca estaba dirigida al fastidio o la generación de molestia. Como hemos dicho la diversión ocupaba de pleno la voluntad de las personas que alegremente hacían uso de las calles y locales.

Pero esta época, como otras, tuvo una fecha que cambió la situación. En marzo de 2020 la pandemia provocada por el COVID-19 inicia una época de sequía que hace que ya no circule, en muchas ocasiones, ni una gota por las calles antes bulliciosas. El silencio provocado por la prohibición de deambulación hace que las calles se queden vacías. El cierre de toda actividad llega a la clausura temporal de aquellas zonas céntricas donde amarrábamos nuestra algarabía y actividad nocturna.

Durante el tiempo que duraron los cierres totales, parciales y las limitaciones en tantos por ciento de ocupación el ruido disminuyó sustancialmente. Calles donde el deambular peatonal no chocaba con mobiliario y que dejó a los vecinos de estos barrios viendo desde sus balcones como los cauces crecían, pero en sonidos de las afueras (cantos de pájaros, viento…) Esta situación y el resultado de esta etapa de la historia reciente debe hacernos aprender de lo vivido. 

En el 2021 y tras un inicio de año en fase aguda de pandemia, estamos viendo como el proceso esperado de vacunación nos va a llevar a salir de nuevo. No podemos negarnos a activar, si así lo permiten los datos sanitarios, nuestra ciudad, nuestro comercio y nuestro ocio. Vamos a desaguar y lanzarnos a las calles. Haremos de nuestra ciudad nuevamente nuestro camino y nuestro objetivo. Pero no podemos hacerlo sin aprender del pasado reciente. El silencio de la ciudad no es querido pero la moderación y la consecución de un entorno urbano acústicamente saludable sí. El respeto y la protección de la salud de quien mora en las viviendas que ocupan esas zonas urbanas se debe priorizar y en definitiva debemos saber gestionar la vida en las ciudades haciendo de estos entornos unos lugares acústicamente saludables.

Lo vivido debe hacernos reflexionar y llevarnos a quitarnos la idea de seguir justificando situaciones del bullicio constante justo enfrente de los portales de los edificios de viviendas hasta altísimas horas de la madrugada. Por ello debemos hacer que la gestión, la planificación y la previsión sean las herramientas que hagan de esta nueva etapa un etapa de activación tranquila, sin ruidos molestos. 

PODCAST: «La ciudad y la fiesta»

PODCAST de Abogado del ruido. Escúchalo.

También puedes llamarnos
+34 661 782 494
Compartir en RRSS
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

"En el nivel de ruido que nos molesta, influye sobre todo el nivel de conciencia que frente al mismo tiene quien lo genera".

2013 © Abogado del Ruido
Whatsapp icon
¡Hola! ¿Alguna pregunta?