¿TE AYUDAMOS Y HABLAMOS DEL RUIDO?

Respeto, convivencia y movilidad.

Ser consciente de la necesaria cercanía debiera abrirnos los ojos ante la obligada convivencia. Abstraernos del lo ajeno es cada día más difícil. Lo tenemos tan cerca, junto a nosotros, que llegamos a tocarlo, sentirlo y muchas veces sufrirlo. 

Respeto

Tener al vecino tras la pared de nuestro salón, frente a nuestra puerta, sobre nuestra vivienda o bajo nuestros pies es una realidad cierta y ordenada en una sociedad urbanita.

Punto de partida e historia.

Desde antiguo hemos ocupado las mejores zonas geográficas para establecernos. Las primeras ciudades, desde Mesopotamia hasta la china Chang’an, han buscado los mejores entornos. Fértiles tierras que hacían de los asentamientos la cuna de artesanos y comerciantes y sin que la ganadería y la agricultura quedaran distantes. Estas urbes han sido el germen de las relaciones interpersonales. Puertas con puertas y calles que han atraído a millones de personas a sus cada vez más elevados edificios.

Localización de las ciudades

Así, podemos entender que la evolución de las cosas es motivada por la transformación. A su vez esta última se produce movida por los cambios derivados de la experiencia y las necesidades que se van creando. Todas ella, muy dispares, las cubrimos adaptando nuestro entorno. La prioridad o importancia que a lo largo de la historia hemos dado a las mismas han marcado la dirección de esa evolución.

En este punto es donde quiero hoy detenerme, en esta evolución. Los miles de años de evolución en las ciudades debieran haber evitado la elevada contaminación acústica que sufrimos hoy en las mismas.

Siempre hemos sabido que las ruedas de los carros y carruajes antiguos generaban ruido; que el torno del alfarero generaba golpeteo, y que la vivienda cercana, pared con pared, hacía que escucháramos con claridad las conversaciones del vecino o que la fiesta o charla alegre a deshoras provocaba desvelos a quienes habitaban cerca. Entonces, ¿Qué ha pasado para que la evolución no haya conseguido que la contaminación acústica y el ruido se hayan mitigado? No hay evolución sin necesidad y esta es la cuestión.

Evolución y conclusión.

El transcurso de los años nos ha hecho ver como dimos más importancia a la vida, por vida, que a la forma de vivirla. Así, hemos dejado en un segundo o tercer plano la calidad acústica de los entornos urbanos primando, esos sí, el conjunto cercano y alto de viviendas. Y, por otro lado, hemos dejado de lado el tema del ruido. Partimos dando prioridad a la movilidad motorizada individual creando espacios exclusivos para esta y que atraviesan, como si fueran cortes, los espacios de convivencia.

Pero estamos a tiempo de evitar que la convivencia se desangre. Las viviendas y la vida en ellas deben contar con el obligado respeto vecinal y nuestras calles con el necesario acometimiento de medidas que lleven a una movilidad silenciosa y sin ruidos.

Como siempre digo, estamos a tiempo de evitarlo. Pongámonos a ello. 

Respeto y movilidad respetuosa.

ANTONIO GARCÍA GARCÍA

ABOGADO DIRECTOR DE ABOGADO DEL RUIDO

También puedes llamarnos
+34 661 782 494
Compartir en RRSS
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

"En el nivel de ruido que nos molesta, influye sobre todo el nivel de conciencia que frente al mismo tiene quien lo genera".

2013 © Abogado del Ruido
Whatsapp icon
¡Hola! ¿Alguna pregunta?