¿TE AYUDAMOS Y HABLAMOS DEL RUIDO?

Normalidad y urbanidad. Las terrazas.

El sufrimiento de las limitaciones provocadas por la pandemia se diluye. Asoman brotes vigorosos de normalidad, la vuelta a la vida activa y sobre todo compartida.

Los debates que se abren hoy a la luz la activación de la vida diurna y nocturna de las ciudades son numerosos. Caminar entre la gente y entender la necesidad de la relación «out line» es algo que salta a la vista.

Todos los sectores de actividad se han visto afectados. En concreto, al comienzo de la pandemia la hostelería y restauración pasaron a tener sus puertas y establecimientos cerrados. La apertura gradual de este sector llevó incluso a la ampliación de su actividad al exterior. Se generaron nuevas islas de mesas y sillas. Se amarraban junto a los negocios nuevas ampliaciones de terrazas en ayuda para el sector.

Estas ampliaciones de terrazas han modificado el aspecto de la ciudad incrementando el espacio ocupado en la vía pública. Tampoco podemos ocultar que el incremento de las mismas ha generado, en muchas casos, el incremento de ruido y molestias a los vecinos.

Pero la activación de la economía y de este sector hace que las medidas implementadas lleguen a su fin. Los locales completan su aforo y las licencias de ampliación de veladores, por provisionales, finalizan. Este hecho que a todos debe alegrarnos, pues desprende tras de sí el ejemplo de verdadera normalidad, parece que no es aceptado por todos. Se ha llegado a validar la idea de que lo dado con ocasión de excepcionalidad tiene que unirse a la normalidad actual.

Pero ¿Qué pensaríamos de aquel ciudadano que viviendo en un primer piso, sufriendo el ruido de la actividad generada bajo su ventana exigiera que el cierre provocado por la pandemia, y que le ha posibilitado por fin dormir o vivir, quisiera que los negocios continuaran con la medida excepcional de cierre por la pandemia? Seguro que nos llevaríamos las manos a la cabeza por ello alegando en su contra que en la normalidad no es posible continuar con una medida tan excepcional.

Entender los momentos, realizar los estudios oportunos y aplicar las medidas correctoras necesarias para posibilitar la correcta y respetuosa instalación de terrazas es una cuestión que sí debiera estar dentro de la normalidad.

Abogado del Ruido

Antonio García García – Abogado del Ruido

También puedes llamarnos
+34 661 782 494
Compartir en RRSS
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

"En el nivel de ruido que nos molesta, influye sobre todo el nivel de conciencia que frente al mismo tiene quien lo genera".

2013 © Abogado del Ruido
Whatsapp icon
¡Hola! ¿Alguna pregunta?